Hay tantas aficiones como gustos. Y está claro que no todas las aficiones son del gusto de todo el mundo. Lo que es más difícil de entender es que no se respeten los unos a los otros en cuanto a determinadas formas de disfrutar del tiempo libre que son tan validas como cualquier otra. Todo esto que os digo viene a cuento de la mayor afición que tiene mi padre y de los regalos día del padre que estuve pensando para él. El junto a su cuadrilla de amigos del pueblo le apasiona la caza. Hasta tal punto que se pasan el año planeando y pensando en ella. Cuando se abre la veda entonces ya ni os cuento. Se pierden todos los fines de semana. Cuando estuve pensando en regalos originales como regalos día del padre, pensé en algo relacionado con sus aventuras cinegéticas.

El suele contarme como después de cada jornada de caza se quedan a dormir en el cortijo de uno de sus amigos allí en el campo. Y que esas veladas comentando el día y los distintos lances de caza los viven con la misma intensidad que la jornada en sí. Entonces es cuando entre bromas y después de una buena comida o cena, se toman unas copas. Justamente partiendo de este hábito, se me ocurrieron los regalos originales que podría hacerle. Como acostumbro en estos casos, me fui directo a la página web de compras online que utilizo para buscar los regalos originales que necesito para cada ocasión. Y una vez dentro de su catalogo de productos, me puse a localizar los regalos día del padre que ya tenía medio pensado.

El primero de los que me gustaron y que llamo mi atención fue el set de petaca de acero con accesorios. Venia en una funda de cuero muy bonita y constaba de la petaca en acero inoxidable, un pequeño embudo en el mismo material y un estuche que contenía varios vasos de chupitos, concretamente cuatro. Además de su bonito diseño, considere lo elegante y practico de su sistema de trasporte para llevarlo encima en cualquier momento. Seria unos regalos originales muy buenos para esas tertulias donde se invitan a un trago a los amigos después de una dura jornada en el campo. También vi otro que me gusto por divertido y muy apropiado para sus reuniones de amigos cazadores. Era el juego de chupitos Last Man Standing. Consistía en una especie de ruleta donde se hacía girar una flecha y esta señalaba una de las acciones a realizar. Como beber chupito, beber doble, pasar turno, etc. En definitiva un juego donde beber chupitos con los amigos en compañía y buen ambiente. Este juego fue de los regalos día del padre que le hice a mi padre. Y desde luego fue todo un éxito.

Comments are closed.